eucalyptus-trees-239509_640

El eucalipto, entre el amor y el odio

El eucalipto fue una pieza clave para repoblar los castigados bosques de la posguerra española y en la actualidad, su explotación comercial genera importantes beneficios económicos. Sin embargo, la mala ubicación de determinadas masas de eucaliptos enfrenta a los agentes forestales.

“El eucalipto no tiene la culpa de comportarse como un eucalipto”, explica Antón Lois, vocal de comunicación y activismo de la organización ecologista gallega Amigos da Terra. Y es que, pocos árboles como el eucalipto (Eucalyptus), de origen australiano, generan tanta polémica a su alrededor.

Eucaliptos de Viveiro, Galicia. Foto :De Martin253 - , Dominio público, https://commons.wikimedia.org

Eucaliptos de Viveiro, Galicia. Foto :De Martin253 – , Dominio público, https://commons.wikimedia.org

Acusado de ser especie invasora, perjudicial para la conservación de la fauna y la flora y para la gestión de los recursos hídricos, ecologistas y científicos coinciden en que el problema no está en el árbol sino en las políticas de gestión forestal que se realizan.

La incorrecta ubicación de estas plantaciones representa un inconveniente. “La elevada pendiente y la baja fertilidad de muchas de las superficies que se pusieron en producción fueron incompatibles con una selvicultura intensa y una gestión rentable”, señala Patricia Alesso, coordinadora del Centro de Investigación y Documentación del Eucalipto (CIDEU), dependiente de la Universidad de Huelva.

El cultivo del eucalipto ocupa ahora en la Península Ibérica cerca de medio millón de hectáreas. Casi la mitad están ubicadas en Andalucía, un tercio en Galicia y el resto se reparte entre Extremadura y la Cornisa Cantábrica. Por provincias, destaca Huelva, con un 40% del total de superficie, seguida de A Coruña, con un 15% y Badajoz, con un 10%.

Según el documento Una visión común sobre el problema de las plantaciones de eucalipto, firmado recientemente por una veintena de organizaciones ecologistas, en Andalucía y Extremadura la superficie ha disminuido en la última década, pero en otras regiones no ha ocurrido así. El entorno de Doñana, la zona interior de Galicia y áreas de Asturias y Cantabria “corren el riesgo de verse afectadas por estas plantaciones”.

Amenazas vs. beneficios

La repercusión en el paisaje es uno de los mayores inconvenientes que genera en la actualidad. En opinión de Lois, el avance de la especie amenaza “a todas las formaciones boscosas autóctonas”. “Las especies foráneas carecen de enemigos naturales por lo que se acentúa su carácter invasor”, asegura. Además, el carácter pirófito (resistente al fuego) del árbol favorece su expansión.

No opinan de la misma manera desde el CIDEU, donde consideran que el eucalipto, como cualquier otra

Flores de eucalipto. CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org

Flores de eucalipto. CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org

especie forestal, tiende a luchar contra sus ‘vecinas’ por todos los nutrientes que permiten su supervivencia. Comparan su comportamiento con el de una densa masa de alcornoques o de hayas, donde apenas crece vegetación.

En lo que coinciden científicos y ecologistas es en su “indudable” utilidad industrial y comercial, por la fabricación de pasta celulósica que se utiliza en papel de cocina, papel higiénico o pañuelos. Además, su madera es barata y útil para la construcción.

“Propietarios, rematantes, maderistas y fábricas de pasta y papel de Andalucía, Galicia, Asturias, Cantabria y la provincia de Vizcaya son claves en el tejido industrial y también en la dinamización del medio rural y el sector forestal”, reconocen en su manifiesto las organizaciones sociales.

Otra de sus más recientes aplicaciones son las energías renovables: los restos del proceso de fabricación de la pasta y plantaciones específicas se emplean para la producción de energía eléctrica a partir de esta biomasa.

¿Bosque o plantación?

Su sola presencia genera polémica, pero también lo hace su denominación como ‘bosque de eucalipto’. “Son cultivos monoespecíficos (de una sola especie) árboles alóctonos (foráneos), que no tienen nada que ver con la biodiversidad de un bosque”, asegura el ecologista.

Desde su punto de vista, llamarlos ‘bosque’ “sería como denominar ‘matorral mediterráneo’ a las plantaciones de vino de la Rioja, o ‘flora silvestre’ a un campo de patatas”.

Sin embargo, la coordinadora de CIDEU acepta el término ‘bosque’ siempre que se denomine a los eucaliptos en sus territorios originales (como en Australia) o a aquellos ubicados en lugares donde, después de plantarse, se han naturalizado con una dinámica similar a otras especies.

En el caso de la mayoría de las superficies dedicadas a la producción, “sería más correcto hablar de plantaciones o cultivos, como prefieren los productores”.

Pieza clave en la posguerra española

En España su origen data de mediados del siglo XIX, aunque las repoblaciones más intensivas se produjeron entre los años ‘60 y ‘70. El sacerdote Rosendo Salvado fue el encargado de introducirlo desde Australia, con el envío de semillas a su familia en Tuy (Galicia). Las primeras plantaciones se hicieron con fines ornamentales.

“En los años ‘40, el Estado español acomete numerosas repoblaciones forestales para paliar la escasez de materia prima en la posguerra y favorecer la creación de puestos de trabajo”, afirma Alesso.

Se comenzó repoblando con pino y posteriormente con eucalipto, sobre todo blanco (Eucalyptus globulus) –en la costa cantábrica, Galicia y el sudoeste peninsular–, y rojo (Eucalyptus camaldulensis) –en Huelva, Badajoz, Sevilla y Cádiz–.

Eucalyptus globulus

Eucalyptus globulus

“La incidencia del eucalipto en el paisaje es relativamente reciente y se hizo sobre un territorio sensiblemente intervenido por el hombre desde la prehistoria”, añade la experta.

Al margen de polémicas, una buena ubicación y un sistema de gestión sostenible y eficiente ayudarían a que este árbol, que no pretende sustituir a los ecosistemas autóctonos, sea aceptado por todos los agentes forestales. No existen árboles “buenos o malos”, sino una buena o mala gestión.

Fuente:http://www.agenciasinc.es. Autor:Laura Chaparro.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *