Ganador: Pino – Roble. Canicosa de la Sierra. Burgos

12530

VOTOS

  • Especie

    Pino / Roble

  • Altura

    115 metros

  • Edad

    130 / 250 años

  • Otros datos singulares

    La naturaleza ha ido esculpiendo en este bosque de Canicosa un alucinante fenómeno de siamés arbóreo único en el mundo bautizado como pino-roble. Sobre este capricho de la naturaleza, cuenta la leyenda, que una traviesa ardilla, entre otros tesoros que sirvieron de sustrato, dejó los restos de una piña en la oquedad de un maduro roble.

    La simiente quedó allí olvi.dada, germinando hasta convertirse en lo que hoy es un pino de 130 veranos. Actualmente, el viejo roble, está siendo reventado desde el interior por el brioso pino, que puja por seguir creciendo, a expensas de ir ahogando a su mal pagado benefactor.

    Sin duda, el espectáculo ya de por sí magnífico el resto del año, se multiplica exponencialmente en otoño, cuando, el contraste entre las verdes agujas del pino y las marrones hojas del roble a punto de caer, crean una sinfonía de colores que sobrecoge el alma

2.- Olma de Guadarrama. Guadarrama. Madrid

8328

VOTOS

  • Especie

    Olmo

  • Altura

    21 metros

  • Edad

    134 años

  • Otros datos singulares

    Esta singular olma constituye una magnífica representación de los olmos de los pueblos castellanos por combinar cultura, historia y naturaleza. Su porte majestuoso y globoso llena de vida la plaza donde se encuentra.

    Se cree que nació a finales del siglo XIX, alrededor del año 1882, sustituyendo posiblemente a un antiguo ejemplar. Con 134 años ha acompañado durante todo este tiempo a los habitantes de Guadarrama en su quehacer diario, siendo el centro de todas las miradas. Ha presenciado y salido airosa de complicadas situaciones como la pavimentación de la Plaza Mayor y la carretera, y de la propagación de la grafiosis, que ha acabado con la mayoría de los ejemplares de olmo de la Península Ibérica, Europa y Norteamérica. Todos los años, durante la primavera y el otoño, se le aplica un tratamiento preventivo, con el objetivo de mantenerla en perfecto estado y evitar posibles afecciones que debiliten su salud y la hagan más vulnerable a esta mortal enfermedad.

    Curiosidades: Por su especial singularidad, ha sido incluido en un proyecto de clonación de árboles singulares llevado a cabo por el IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural). Con ello se va a conseguir mantener y reproducir un recurso genético que se encuentra en peligro por la enfermedad de la grafiosis

3.- Tejo de Bermiego. Bermiego. Concejo de Quirós.

3491

VOTOS

  • Especie

    Tejo

  • Altura

    11 metros

  • Edad

    1000 años

  • Otros datos singulares

    Árbol longevo 2008 de los premios Árbol y Bosque del Año organizado por Bosques Sin Fronteras.

    El pueblo de Bermiego ya se cita en un documento del año 857 d.c. y posteriormente en documentos del año 891 y 1100 d.c. en los que se cita también la iglesia parroquial de Santa María. Por otro lado en este lugar existió un castro “Cantu los maedos”, por lo que se llega a relacionar su existencia con cultos precristianos, al construirse muchas veces junto a ellos capillas o iglesias que intentaban “sacralizar” símbolos paganos.

    Es un símbolo del pueblo de Bermiego y del Concejo de Quirós, muy apreciado y admirado por todos los vecinos. Hasta finales del S. XIX se localizaba también el cementerio parroquial, hoy en día desplazado poco antes de llegar a él. A decir de los vecinos de Bermiego, en la época de la emigración, los vecinos que habían emigrado preguntaban en sus cartas por la familia en primer lugar y luego por el Teixo.

    Por Bermiego pasa el camino real que atraviesa Quirós desde el puerto de Ventana proveniente de La Babia, en la provincia de León, y que llega a Oviedo. Por el pasaron en el año 718 las reliquias del Arca Santa, hasta una cueva en el Monsacro donde se levantó posteriormente la capilla de Santo Toribio, para posteriormente trasladarlas en el año 808 d.c. hasta la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, por Alfonso II “El Casto”, que para este fin la había edificado, donde se conservan hoy en día. Estas reliquias fueron trasladadas en dicho año 718 desde Toledo, de donde habían llegado provenientes de Jerusalén tras la ocupación Persa en el año 614 d.c. . La entrada de los árabes en España y la caída del Reino Visigodo exigió un nuevo traslado a las montañas asturianas en el mencionado año 718.

4.- Metasequoia Centro Investigación Forestal Lourizán. Pontevedra

1485

VOTOS

  • Especie

    Metasequoia

  • Altura

    35 metros

  • Edad

    65 años

  • Otros datos singulares

    Metasequoia glyptostroboides es una especie forestal considerada un fósil viviente. Tras su identificación en 1941 en material fósil, se redescubrió un ejemplar vivo en 1943 en Moudao- Lichuan-Hubei, China. Las muestras de este primer árbol, recolectadas cuando la provincia de Hubei era escenario de la Segunda Guerra chino-japonesa, fue el material de partida para su identificación. En 1946, tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, se reanuda la Guerra Civil entre la China comunista y la China nacionalista.

    En este contexto, Hsen-Hen Hu, fundador de la taxonomía botánica en China, identificó el material

    vivo asegurando que correspondía a la especie que, hasta ese momento, se consideraba fósil.

    La primera recolección de semilla, tan sólo 2kg, se realiza en otoño de 1947 en Moudao y Shui-sha-pa (actual Valle de las Metasequoias). Estas semillas se distribuyen entre las principales instituciones botánicas europeas y americanas. A esta primera expedición le siguieron otras dos hasta 1948, año en el que la República Popular China prohibió el paso de extranjeros a esta región durante los siguientes 30 años.

    El ejemplar de Metasequoia glyptostroboides del Arboreto de Lourizán que se propone procede de estas primeras recolecciones. Este ejemplar plantado en 1951 es único en España junto con el que se encuentra en Puente de San Miguel en Torrelavega (Cantabria) de 1956, hoy propiedad de la familia Botín.

    Este árbol simboliza el esfuerzo de un grupo de investigadores botánicos que en plena Segunda Guerra Mundial identificaron una especie, garantizaron su conservación e incluso fueron capaces de distribuir sus semillas a pesar de las adversidades del momento histórico.

    La metasequoia de Lourizán, aparte de ser un ejemplar catalogado como sobresaliente por su porte excepcional, sigue produciendo semillas con las que se perpetúa esta historia.

    El próximo año 2016 se cumplen 70 años de un hito en el mundo de la botánica: la “vuelta a la vida” de una especie forestal considerada fósil y el punto de partida de su conservación y expansión.

5.- La Gran Carrasca del Pedregal. El Pedregal. Guadalajara

1240

VOTOS

  • Especie

    Carrasca, encina.

  • Altura

    13 metros

  • Edad

    años

  • Otros datos singulares

    Es la más antigua del termino y dicen las personas mayores, que siempre la vieron así de esplendorosa. Ha sido querida y respetada por muchas generaciones, por lo que nunca fue incluida en una “suerte” de leña. Situada en pleno Valle “Dehesa de la Parra”, ha servido como refugio para pastores, caleros, agricultores, segadores, leñadores, que encontraban bajo sus ramas un lugar idóneo para el descanso después de largas jornadas de trabajo s o para cubrirse bajo sus ramas en un aguacero.

    La Carrasca de “El Rullo”, ha sido lugar de encuentro y esparcimiento para los habitantes de distintos pueblos, incluso de la provincia de Teruel, que desde principios del siglo XX, iban a merendar allí y pasar jornadas festivas. Muestra de ello, son distintas fotos que muestran a familias con sus mejores galas a los pies de esta.

    El cariño de los habitantes de la comarca por la misma es inmenso. Son habituales las visitas de ecologistas y naturalistas con el fin de apreciar sus formas, su madera estriada, sus huecos profundos y gran tamaño. El apoyo para esta candidatura es total por parte de las asociaciones de la comarca, así como del ayuntamiento de la localidad, el agente forestal y vecinos de los pueblos del entorno.

    Por ello, nos mostramos llenos de ilusión por participar en el concurso “Candidato Árbol Europeo del Año”.

6.- Fresno El Abuelo de la Dehesa Vieja. Moralzarzal. Madrid

648

VOTOS

  • Especie

    Fresno

  • Altura

    Trasmochado 2,4 metros; no trasmochado 9 metros

  • Edad

    Entre 120 y 130 años

  • Otros datos singulares

    Singularidades del árbol: Además de sus valores ornamentales y ambientales, este fresno forma parte de otros 400 fresnos que conforman la Dehesa Vieja de Moralzarzal, espacio que actualmente recoge de manera pacífica la mayoría de intereses y valores de la sociedad en la que se inserta, permitiendo el uso ganadero de los pastos, la leña (tras el trasmochado) y el recreo de los habitantes del entorno. La ganadería ha sido el principal elemento modulador de este árbol y del paisaje que lo conforma, por lo que sus valores históricos y culturales está relacionados íntimamente con la pervivencia de la ganadería extensiva en Moralzarzal.

    Usos pasados y actuales: Antes incluso de obtener el título de villa del Real de Manzanares, durante el siglo XVI, los fresnos de la Dehesa Vieja se encargaban de cubrir la demanda de carbón vegetal y leña que desde la capital del Reino. Durante los siglos XIX y XX el Ayuntamiento arrendaba su siembra y la extracción de piedra, aunque quedando siempre una parte importante del año para el ganado de los vecinos. El uso múltiple (ganadero, forestal, agrícola) supuso, muy probablemente, la paulatina reducción del arbolado para facilitar la siembra en épocas de escasez, pero sin producir un cambio de uso predominante ganadero del monte. El árbol está sujeto hasta fechas recientes a la poda por el método de trasmochado, sirviendo la hoja para ramoneo del ganado al final del verano, cuando los pastos están agostado. La leña es repartida entre los vecinos. El pasto bajo su copa está sujeto al aprovechamiento ganadero.

7.- Olmos del Parque de los Príncipes. Sax. Alicante

550

VOTOS

  • Especie

    Olmo

  • Altura

    •  nº1: 3,032 m, nº2: 3,014 m, nº3: 4,001 m, nº4: 3,038 m, nº5: 2,049 m, nº6: 3,075 m
  • Edad

    Entre 120 y 130 años

  • Otros datos singulares

    Singularidades del árbol: Además de sus valores ornamentales y ambientales, este fresno forma parte de otros 400 fresnos que conforman la Dehesa Vieja de Moralzarzal, espacio que actualmente recoge de manera pacífica la mayoría de intereses y valores de la sociedad en la que se inserta, permitiendo el uso ganadero de los pastos, la leña (tras el trasmochado) y el recreo de los habitantes del entorno. La ganadería ha sido el principal elemento modulador de este árbol y del paisaje que lo conforma, por lo que sus valores históricos y culturales está relacionados íntimamente con la pervivencia de la ganadería extensiva en Moralzarzal.

    Usos pasados y actuales: Antes incluso de obtener el título de villa del Real de Manzanares, durante el siglo XVI, los fresnos de la Dehesa Vieja se encargaban de cubrir la demanda de carbón vegetal y leña que desde la capital del Reino. Durante los siglos XIX y XX el Ayuntamiento arrendaba su siembra y la extracción de piedra, aunque quedando siempre una parte importante del año para el ganado de los vecinos. El uso múltiple (ganadero, forestal, agrícola) supuso, muy probablemente, la paulatina reducción del arbolado para facilitar la siembra en épocas de escasez, pero sin producir un cambio de uso predominante ganadero del monte. El árbol está sujeto hasta fechas recientes a la poda por el método de trasmochado, sirviendo la hoja para ramoneo del ganado al final del verano, cuando los pastos están agostado. La leña es repartida entre los vecinos. El pasto bajo su copa está sujeto al aprovechamiento ganadero.